miércoles, 25 de febrero de 2009



© domarbel. 2009

Es estar un poquito todos los días, las mismas pisadas por el mismo camino día tras día
la luz entrando siempre por el mismo cristal de la ventana, 
los párpados cerrándose a la misma hora, 
y los silencios 
ocupando los mismos huecos de las cacerolas.

Es estar poco a poco
sosteniendo el frio y el calor,
acostumbrando al pez
a tomar el te a la misma hora

2 comentarios:

Jin dijo...

me gusta este poema de la constancia menuda, sí, es así comno debería ser la vida, sin desesperanza, pero...

Anónimo dijo...

Muy buena esta imagen tuya "del mundo al revés"... y esa onda interrumpida en el tiempo;¿donde quedaría la piedra que la dibujó?


Francisca